Recojo un fragmento de una noticia publicada el pasado 8 de enero de este año a raíz del Borrador del nuevo decreto para regular la convivencia que se integra en el Plan de lucha contra el Acoso en el Ámbito Educativo elaborado desde la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.

El texto aparecido en medios de comunicación, concretamente en el diario El mundo, dice así:

Los centros educativos de Madrid tendrán que «informar a la Fiscalía o al organismo correspondiente en función de la gravedad de los hechos» si los profesores incumplen con su «deber de poner en conocimiento del equipo directivo» situaciones que «presenten indicios de violencia infantil, juvenil o de género contra niños y niñas o mujeres». Esta exigencia de denuncia interna se hará extensible también al personal de administración y servicios de las instalaciones, desde empleados del comedor a trabajadores de la limpieza, en aplicación de la normativa estatal en vigor, como las leyes de protección al menor. Asimismo, los alumnos que no den cuenta de episodios de «acoso o que puedan poner en riesgo la integridad física o moral de otros miembros de la comunidad educativa» cuando sea posible hacerlo «sin riesgo propio ni de terceros» estarán incurriendo en una falta grave.

0
0
0
s2sdefault

Ayer jueves, Guillermo Manuel Rodríguez, ofreciendo una fantástica conferencia sobre la PNL (Programación Neurolingüística). Nos habló de los orígenes y fundamentos teóricos, de los mapas del mundo que utilizamos y sobre los modelos de presentación y la sincronización.

0
0
0
s2sdefault

Creo firmemente que el bullying es un problema social. Un problema que, como madre, terapeuta, formadora y miembro de esta sociedad me preoucupa y, sobretodo, me ocupa. ¿Te ocurre lo mismo? Si es así te invito a que pensemos juntos.

El acoso escolar no es más que la punta del icerberg de un problema social. Cada día vemos notícias sobre violencia de todo tipo (desde conflictos armados a la violencia de género). Estas noticias son un indicativo de una necesidad: hay que trabajar competencias psicosociales y especialmente la empatia –capacidad de ponerse en el lugar del otro-, no solo en los niños, sino también en los adultos. Sabemos que parte de nuestro aprendizaje es sobre modelos, por imitación. Esto no es matemático, quiero decir, si tu lees, no siempre ellos leen.

0
0
0
s2sdefault

Durant l’adolescència sovint vivim una guerra a dins nostre, on les galàxies són emocions enfrontades, decisions que cal prendre i semblen molt determinants, experiències noves, desig de llibertat, sensació d’angoixa per la visió d’un futur incert.... És un moment amb molts canvis, a molts nivells: físics, fisiològics, emocionals, socials ..., i sovint no estem preparats per aportar el millor que tenim. L’adolescència és una etapa meravellosa del nostre desenvolupament que ben gestionant pot donar fruits impressionants.

0
0
0
s2sdefault